CONDICIONES GENERALES Y DE FACTURACIÓN

1. Nuestras condiciones generales de venta se aplican a todos los acuerdos concluidos por o con nuestra empresa, a excepción de las condiciones propias de nuestro cliente, salvo acuerdo escrito expreso por nuestra parte. El cliente acepta la aplicación de estas condiciones generales al concluir el acuerdo o al aceptar una entrega. En caso de anulación, el cliente deberá pagar una indemnización a tanto alzado del 10% del precio del pedido, salvo si el vendedor puede probar que los daños sufridos son mayores. Esta indemnización cubre los gastos fijos y variables, así como el posible lucro cesante.

2. Los bienes se entregan de la forma establecida en la orden o el anverso de la factura.

3. Nuestros precios se indican en euros y siempre son IVA excluido. Cualquier aumento del tipo del IVA que tuviera lugar en el periodo entre el pedido y la entrega será a cargo del comprador. Los pedidos se facturan a los precios y bajo las condiciones en vigor en el momento de la aceptación del pedido.

4. El comprador debe aceptar y revisar los bienes inmediatamente. Las quejas deben comunicarse inmediatamente en el momento de la entrega. Una vez que se ha recibido y firmado el albarán, ya no se aceptará ninguna queja. Si el comprador no se presenta en el momento de la entrega, esto se mencionará en el albarán. El vendedor no es responsable ni de los problemas ocasionados por el uso inapropiado / erróneo del producto ni de los problemas ocasionados por fuerza mayor o por actos o errores intencionales de cualquier persona, incluidos el comprador o su encargado.

5. La entrega se realiza a riesgo del comprador, que debe asegurarse contra daños posibles. El riesgo pasa al comprador a partir del momento en que los bienes abandonan el almacén del vendedor. Si el comprador se niega a aceptar la mercancía entregada sin motivo justificado, debe asumir todos los gastos que esto conlleva, tales como los gastos de almacenamiento y los gastos de flete, independientemente de las otras indemnizaciones que le debe al vendedor, tales como el precio convenido, los intereses y el aumento a tanto alzado. El comprador debe encargarse de que el vendedor pueda entregar la mercancía de forma normal en el lugar y el momento convenido. Asimismo, debe asegurarse de que el lugar de la entrega sea fácilmente accesible. Si no se cumplen estas condiciones, el comprador deberá indemnizar al vendedor por todos los daños sufridos, incluidas las horas de espera.

6. 6. 6. Salvo indicación contraria en la factura, el importe del precio debe pagarse dentro de un plazo de treinta días después de la recepción de la mercancía. En caso de impago o de pago atrasado, se añadirá al precio, de pleno derecho y sin necesidad de requerimiento, una indemnización del 10% del importe de la factura, con un mínimo de 50 euros. Además se aplica, de pleno derecho y sin necesidad de requerimiento, el interés de demora más alto posible, tal como se establece en la legislación en vigor relativa a la lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Asimismo, el comprador deberá pagar las indemnizaciones y los intereses a tanto alzado en caso de pago total o parcialmente atrasado. Estas disposiciones siguen siendo aplicables incluso en los casos en los que permitimos pagos a plazos u otras facilidades de pago. Sin perjuicio de lo dispuesto en el punto 4, en caso de contestación de la factura, el comprador debe oponerse a ella de forma justificada, por carta certificada, dentro de los ocho días siguientes a la fecha de facturación y en todo caso antes de la utilización o de la reventa de la mercancía. Cualquier impago o pago atrasado da lugar, sin necesidad de requerimiento, a la exigibilidad integral de todas las facturas ya enviadas, y además, cualquier facilidad de pago o descuento futuros u otorgados hasta el momento quedará automáticamente sin efecto. Las protestas no suspenden las obligaciones de pago. Si un cliente cesó sus pagos, fue declarado en quiebra o solicitó una reorganización judicial, el comprador se reserva el derecho de disolver unilateralmente el contrato, sin necesidad de requerimiento e independientemente del derecho a una indemnización por parte del vendedor.

7. Si la factura no ha sido pagada en la fecha de vencimiento, por el motivo que sea, o en caso de incumplimiento de una de las obligaciones contractuales, nos reservamos el derecho a:
- ya sea suspender unilateralmente la ejecución de todos los pedidos en trámite, previo requerimiento que quedó sin respuesta (útil) dentro de un plazo de ocho días, y sin que esta suspensión pueda constituir un motivo para que la otra parte contratante reclame una indemnización, pero sin perjuicio de nuestro derecho de reclamar una indemnización;
- ya sea, disolver unilateralmente el contrato, sin autorización judicial previa, y previo requerimiento que quedó sin respuesta (útil) dentro de un plazo de ocho días, sin perjuicio de nuestro derecho de reclamar una indemnización.

8. Cualquier caso de fuerza mayor o de coincidencia libera de pleno derecho a nuestra empresa de cualquier obligación, sin que la otra parte contratante pueda reclamar una indemnización. Si nuestra empresa depende, por ejemplo, de una entrega por una empresa tercera para poder cumplir con sus obligaciones, estas disposiciones también se aplican en caso de fuerza mayor o de coincidencias para con este tercero si el cumplimiento de nuestras obligaciones pudiera verse retrasado o impedido. Las siguientes situaciones se consideran como fuerza mayor: ruptura de materiales, cierre patronal, robo, accidente, condiciones meteorológicas extremas, huelga, incendio, atasco excepcional, quiebra del proveedor, mala cosecha, etc.

9. En caso de impugnación, solo son competentes los tribunales del distrito judicial en el que está establecido el domicilio social de la sociedad vendedora. Siempre se aplicará el derecho belga.